El término "método" se utiliza a menudo sin aclarar su significado exacto.

Método: curso de acción fijo y bien pensado, basado en principios, para lograr una meta determinada

Un método no se especifica en función de la tecnología local utilizada, ni de las estructuras organizativas locales elegidas: es independiente de su aplicación en las condiciones locales. Así es como un método puede utilizarse en diversas condiciones, sin dejar de utilizar esa misma línea de acción fija y bien pensada. Esta definición subraya la diferencia entre los métodos que se construyen de principios, y los marcos que se construyen de prácticas.

USM utiliza el término método en el contexto de la gestión de las organizaciones de servicios, es decir, en forma de método de gestión de servicios:

Método de gestión de servicios: un curso de acción fijo y bien pensado, basado en principios, para la gestión de servicios

Un método de gestión de servicios orienta a la dirección de una organización de servicios sobre cómo utilizar los principios del método para la aplicación de cualquier conjunto de prácticas elegido.

El término método también se utiliza en todo tipo de composiciones, como método de enseñanza, método de aprendizaje, método de tratamiento. Además, hay conceptos que son muy similares, como metodología (un conjunto coherente de métodos, o un método global que engloba varios submétodos).

Un método de gestión de servicios es, por tanto, mucho más genérico que un marco conceptual basado en prácticas concretas. Precisamente porque un método se basa en principios, un método es adecuado para generar prácticas. En comparación con los marcos conceptuales basados en las prácticas, un método también es más estable a lo largo del tiempo, porque no depende de la estructura organizacional ni de la tecnología.

Un método de gestión de servicios puede producir todas las prácticas imaginables de una organización de servicios y, por lo tanto, sirve como modelo para los marcos conceptuales basados en la práctica. El método es compatible con cualquier estructura organizacional o tecnología. Esto también funciona a la inversa: una reorganización o un cambio de tecnología no afecta al método de gestión de servicios.

Un método se caracteriza por los siguientes cinco componentes (Figura 2.2):

  • Forma de pensar - La visión de la realidad: la "Weltanschauung". Está determinada por los principios utilizados. Ejemplos: el trabajo debe estar basado en procesos, los sistemas están formados por capas, las organizaciones están estructuradas.
  • Forma de modelar - La representación esquemática de la realidad. Por ejemplo, el uso de NMPN (Notación de Modelado de Procesos de Negocio, en inglés: BPMN - Business Process Model and Notation), carriles de navegación, diagramas de flujo sencillos o modelos de capas para las áreas de responsabilidad. (Geary Rummler y Alan Brache introdujeron la idea de indicar las relaciones entre procesos y organizaciones o departamentos con " carriles de navegación " en un diagrama de carriles de navegación Rummler-Brache. Véase Rummler, G.A. y A.P. Brache (1995, 2ª edición). Improving Performance: How to Manage the White Space in the Organization Chart. San Francisco: Jossey-Bass).
  • Forma de trabajar - El escalonamiento y la estructuración del trabajo dentro del método. Ejemplos: un plan paso a paso, un enfoque de mejora iterativo.
  • Forma de gestionar - Gestionar la aplicación del método. Por ejemplo, midiendo el progreso basado en productos de referencia predefinidos.
  • Forma de apoyar - Las herramientas automatizadas de apoyo al método. Por ejemplo, para la documentación del proceso y la estructura organizacional, el manejo del trabajo y la visualización de una infraestructura.

Figura 2.2 Estructura de un método [Source: Convergerende IT-beheermodellen. Het overzicht van drie IT Beheer Jaarboeken. J.J.M. Uijlenbroek, A. Jonk, J. van Bon, in: IT Beheer jaarboek 2000, J. van Bon (ed.), ten Hagen & Stam Uitgevers, 2000, pag. 5-26]
Un método sirve de fuente común, de referencia, para muchas situaciones prácticas. Estas situaciones prácticas son entonces comparables entre sí al contrastarlas con esa misma referencia. Esto se aplica no sólo a una práctica, sino también a los marcos conceptuales que sirven de inspiración para esa práctica.

Los marcos conceptuales del ámbito de las TI, como ITIL o COBIT, se pueden contrastar contra el método USM. Todas las prácticas de esos marcos pueden generarse aplicando el método USM.
Lo mismo ocurre con los paquetes de requisitos, incluidas las normas y estándares ISO, NEN, CEN y EN, que también se basan en prácticas: la aplicación del método USM conduce a la realización de los populares paquetes de requisitos.

No tiene sentido contrastar prácticas o marcos entre sí: aquí estamos hablando de "manzanas y naranjas". Una referencia cruzada entre ITIL y COBIT, como mucho, dice algo sobre la cobertura de uno respecto al otro, pero sólo una prueba contra un método subyacente muestra si ambos son completos y están bien estructurados. La única comparación significativa (también en términos de puntos de referencia) es una comparación contra un plano común subyacente ("las características de la fruta"), que se ha formado utilizando un método. Al fin y al cabo, una manzana no es una naranja, y viceversa.

2.2.1 Falta fundamental de métodos

Comparado con el mercado de los marcos conceptuales, el de los métodos es muy pequeño. Tampoco hay motivos para suponer que esto vaya a cambiar. Los proveedores siempre generan mucho más volumen de negocio en el ámbito de las prácticas que en el de los principios. Una vez que una organización ha comprendido claramente sus principios y ha aprendido a aplicarlos, puede tomar gran parte de sus decisiones sin la ayuda de los proveedores, lo que obviamente es "un asesino del modelo de negocio". Esta es la segunda razón por la que muchos proveedores prefieren ocuparse de las prácticas en lugar de los principios, y por la que existe una carencia fundamental de métodos.

Si la mejora organizacional real del cliente es la meta de un proveedor, éste ofrece un método y enseña a su cliente a aplicar los principios de forma independiente. Este es el enfoque único de los proveedores de USM, unidos en la plataforma SURVUZ.