Cada proceso, y por tanto cada flujo de trabajo, se describe como si se desarrollara de una sola vez. Esto significa que no hay construcciones "si-entonces" en un proceso, ni bucles de retroalimentación con los pasos anteriores, y que no hay divisiones del proceso en flujos parciales paralelos.

Los siguientes principios se aplican a todos los procesos:

  • Corregir - Una actividad que no se ha realizado correctamente o como se deseaba, significa un paso atrás en el proceso (c.q. flujo de trabajo) y realizar la actividad de nuevo (pero ahora correctamente).
    No dibujar este tipo de posibles bucles de retroalimentación conduce a un flujo de proceso mucho más claro. Además, en teoría, cualquier actividad puede salir mal. Eso llevaría a un espagueti de bucles de retroalimentación.
  • Abortar - Una llamada abortada o retirada significa el cierre según los pasos de cierre estándar: evaluación de todas las partes de la llamada, modificación o eliminación de las actividades realizadas y registro del aborto.