Una base de datos muy importante consiste en la administración de todas las facilidades producidas por la organización de servicios y los recursos utilizados por la organización para ello. Se trata del registro de infraestructuras gestionadas (RIG). Que se trate de una base de datos integrada o de un sistema de registros coherentes es conceptualmente irrelevante. En la práctica, por supuesto, sí importa mucho: una única base de datos es mucho más fácil y eficiente de gestionar y acceder que una serie de registros separados, y a menudo redundantes, almacenados en diferentes medios (bases de datos, archivos de Word y Excel, agendas, pizarras, cuadernos en la nube, etc.).

La funcionalidad del flujo de trabajo y la función de administración del RIG son funciones esenciales para una herramienta que debe apoyar las rutinas de una organización de forma integrada. La medida en que esta herramienta proporciona por sí misma un apoyo específico a las operaciones técnicas en los dominios de tareas soportados (a nivel de la herramienta de gestión del sistema) o, por el contrario, se integra con herramientas especializadas, depende de la elección estratégica entre un enfoque ERP y un enfoque Best-of-Breed approach.